Este es un artículo del año 2003 de Hacking Ball Z, sobre vender por Internet y el titulo original era: “¡El tradicionalismo de la e-venta!”. Este artículo fue actualizado el 06/02/2012 para formar parte histórica de nuestro contenido.

Vender por Internet sin caer en el tradicionalismo

Vender por InternetDentro de los marcos comerciales que rigen los principios del mercadeo y el diseño publicitario, encontramos grandes herramientas y trucos para aplicarlos a la hora de vender por Internet, sin embargo, en un medio mucho más dinámico que el escrito, debemos pensar en alternativas más acordes al sector poblacional que deseamos impactar, siempre manteniendo la premisa de innovar y no caer en una rutina de venta, que por sí misma terminará por agotar el potencial por el cual la escogimos en un inicio antes de hacer un sitio web.

En la presente nota, abordaremos una serie de temas con los cuales daremos una pincelada, que de ser tomada en consideración, puede elevar en gran margen los ingresos mensuales de un sitio que se dedique a vender por Internet servicios o productos.

Si analizamos el proceso típico donde el cliente “aún es potencial”, podríamos definir una ruta estándar, con la intención de entender cómo capturar literalmente su bolsillo y analizar nuestros puntos fuertes y débiles como vendedores a la hora de vender por Internet.

  1. Buscar en algún motor de búsqueda de renombre lo que necesito.
  2. Entrar a cualquiera de los primeros 10 enlaces (por algo son los primeros).
  3. Localizar mi objetivo y analizar su estrategia para vender por Internet.
  4. Ver y analizar lo que me ofrecen.

Llegados a este punto (donde vender por Internet es el objetivo) surgen dos posibilidades:

  • Volver al buscador para seguir comparando.
  • Comprar compulsivamente el producto.

Punto por punto, lo crucial para vender por Internet

  • PUNTO 1 y 2: La magia de la atención al cliente no se fundamenta en cuánto vendo por mes, sino más bien radica en qué tan rápido lo hacemos y la cantidad de recursos que utilizamos para ello. En el punto 1 y 2, debemos tener en cuenta lo importante de que nuestros sitios webs estén listados en los buscadores, aunque lo mejor es estar en los primeros lugares de la “frase ideal” que identifica nuestro negocio.
  • PUNTO 3: Con el punto número 3, debemos entender que la venta inicia desde que la persona da “clic” para acceder a nuestro sitio. La navegabilidad y funcionalidad de nuestro sitio web debe ser sencilla, partiendo del principio que no todos nuestros visitantes sepan manejarse fluidamente por la RED. En esto lo más recomendable es lanzar nuestros productos desde el inicio de la página, de esta manera el cliente no tendrá problema en “encontrar lo que busca”.
  • PUNTO 4: Según mi experiencia durante más de 5 años en el negocio de Internet, la gran mayoría de las personas entran a un sitio y no tardan 10 segundos en cerrarlo, debido a que “hay demasiado que ver, y muy poco tiempo para ello”. Esta es la triste realidad, el mercado más grande del mundo es Internet, es el lugar donde tenemos mayor competencia y las puertas abiertas para una expansión infinita.

En el caso de que el sitio le interese y decida revisarlo un poco más. Es esta una alerta para nuestra fuerza de ventas, la cual debe entender que ésta será probablemente la única oportunidad que tengamos para vender nuestro producto a ese cliente en específico.

¿Qué podemos hacer para vender por Internet sin desesperación?

Alternativas se pueden citar muchas, pero las dos más significativas que recomiendo son las siguientes:

  • Poner una cajita de suscripción:
    Donde el cliente indique que desea recibir una oferta personalizada en su correo electrónico. (Claro la oferta personalizada, es el precio real inflado menos un 5%).
  • Utilizar un chat de ventas:
    Te has preguntado qué sucede si vas a 5 tiendas de discos compactos, pasas por la primera y el disco que deseas vale US$20, vas hasta la última tienda con la intención de conseguir un mejor precio y el disco vale US$23,00 y en el caso de que estés cerca de la primera tienda, por tu mente pasará la opción de devolverse. ¡PERO!, si el vendedor te ofrece un descuento del X%, y además te brinda un carné de cliente frecuente, con el que recibes un poster gratis de Shakira…

La reacción de vender por Internet debe ser la esperada: ¡Compras!

Según las estadísticas, la primera impresión comercialmente hablando es la que cuenta, en el momento que el cliente vea y perciba que se le da un trato “personalizado”, se sentirá halagado, y aun más si recibe un “descuento por ser él”, los resultados serán mejores.

Luego de hacer la compra, el cliente tendrá una imagen de que en ese sitio se le “estima” y no se le explota con parámetros inamovibles, que colocan a tu “tienda de discos” por encima de la competencia.

¿Cuándo has visto que un pantalón se vende sólo?
Bueno tal vez algunos si… Pero si esto fuera una máxima, ¿Para qué vendedores?

Para analizar los diferentes sistemas de atención en vivo (chats), necesitaríamos dedicar un artículo completo a ellos, no obstante queda la posibilidad abierta de analizarlo en otra ocasión.

Apartándonos del ejemplo con el cual desarrollamos el presente artículo, no debemos olvidar que para el funcionamiento real de la parte más importante de una venta (cobrar), debemos ser muy meticulosos a la hora de escoger las empresas que nos acompañan.

No podemos hospedarnos en un servidor inestable, ni tampoco podemos depender de proveedores que por ellos mismos dejarían una mala imagen a nuestra clientela. Los estándares de calidad no sólo aplican a los productos, sino a quienes nos ayudan a venderlos. Les recomendamos como siempre los servicios de VPS Hosting de abdicar.com.

La ruptura de los esquemas de la tradicional e-venta son aquellos que asfixian a los compradores, los cuales casi instintivamente quieren, necesitan y disfrutan de ser “seducidos”.

Los invitamos a dejar sus impresiones sobre este artículo en el apartado de comentarios a continuación.

Un hacking saludo…