Cuando no haya suficiente luz o cuando quieras añadir tridimensionalidad o especiales efectos creativos a la imagen, puedes utilizar flashes suplementarios montados sobre trípodes. También puedes colocarlos con una pinza sobre una silla, escondidos por el suelo fuera del encuadre o pedir a alguien que los aguante. Su colocación permite añadir un haz de luz que puede modelar o crear un contraluz o aclarar una sombra. Esta solución es muy útil en la fotografía de arquitectura, que a menudo resulta plana si la luz no es la adecuada para crear la sensación correcta.

Flashes suplementarios en tripodes

Flashes SuplementariosEl flash se puede controlar a distancia de distintas maneras. La más común es utilizar la célula fotoeléctrica, es decir, un aparato que se conecta al cable de sincronizar del flash en el que incide la luz del flash principal (el que lleva incorporado la cámara o conectado a esta mediante una ranura o un cable). Dado que la velocidad de la luz del flash es altísimo  el tiempo necesario para el primer disparo  del flash suplementario controlado por una célula fotoeléctrica es mas breve que el tiempo de disparo de la fotografía.

Otra solución pasa por utilizar los mandos a distancia. En este caso, se dispara el flash externo no mediante la luz del flash principal (que puede que no sea necesario para conseguir una buena toma), sino mediante una orden vía radio desde un transmisor que se coloca sobre la cámara en la ranura del flash y que envía al receptor conectado al flash externo la orden de accionarse, el cual se utiliza cuando manejamos diferentes tipos de luz para crear un efecto único en nuestras fotografías profesionales.

Puede dejar sus comentarios en la parte inferior a este artículo; con la intención de que compartamos entre todos los hackingnautas, las inquietudes que eventualmente se puedan producir.

Un hacking saludo…